0137e8379e80d2dce4fa2f4a401a695dcf3b553f.bin

Tener una mansarda, agrandar el baño o incorporar una bodega. Todas estas ampliaciones buscan entregar mayor espacio y comodidades dentro del hogar. Pero antes de comenzar a construir, hay que tener claro que aunque sea una propiedad privada, cualquier tipo de obra anexa debe cumplir con una serie de requisitos. Si no, podría estar infringiendo una norma.

Para evitar dolores de cabeza, lo mejor es estar en regla. Hay que presentar a la municipalidad documentos como la solicitud de ampliación, certificados de información previa, factibilidad de agua potable, planos de la construcción y las especificaciones técnicas de la vivienda.

Edificar sin la asesoría de un profesional es complejo porque se corre el riesgo de estar construyendo de mala manera. Desde el punto de vista económico es realizar un gasto en vano y además poner en riesgo la seguridad de las personas que habitan esa construcción.